Musô Jikiden Eishin Ryû iaijutsu Komei Jyuku es un koryû (escuela antigua) fundada entre la Era Eiroku (1558-1570), la Era Genki (1570-1573) y la Era Tenshô (1573-1592) por Hayashizaki Jinsuke no Shigenobu. Según la mayoría de los especialistas y estudiosos de la historia japonesa, fue la primera escuela en especializarse en el arte del iaijutsu (arte del desenvaine del sable japonés) , articulándolo y ordenándolo. Musô Jikiden Eishin Ryû procede del feudo de Tosa, de la familia Yamauchi en la línea de Tôkyô y está reconocida por la Nihon Kobudô Kyôkai bajo el liderazgo del 21º sucesor legítimo de la escuela Sekiguchi Takaaki Komei sensei. Las clases en los dôjô están dirigidas por el representante para España de esta escuela, Sekiguchi Kenryû, quien ha sido autorizado a enseñar y transmitir estas enseñanzas samurai del feudo de Tosa.

Ryôen Ryû naginatajutsu está liderada por Shimizu Nobuko sensei. Centrándose en el manejo de la naginata (alabarda japonesa) y el tantô (puñal) de Jikishinkage Ryû bajo los conocimientos adquiridos de la 17º sôke Toya Akiko sensei, que le concedió 8º Dan Hanshi a Shimizu sensei. También se estudian formas de etiqueta y protocolo derivadas de Ogasawara Ryû reihô y transmitidas por el 32º sôke Ogasawara Tadamune sensei, que le concedió a Shimizu sensei el Menkyô Kaiden así como el nombre de Ryôen. Las clases en los dôjô están dirigidas por el representante para España de esta escuela, Ryôen Ryûko, quien ha sido autorizado a enseñar y transmitir estas enseñanzas.

martes, 26 de mayo de 2015

Gasshuku de Musô Jikiden Eishin ryû iaijutsu Komei Juku en Bartholomä (Alemania). Dirigido por el 21º Representante Sekiguchi Komei jukuchô y asistido por Nakano Sonoko sensei. Artículo escrito por Enrique Valls Somolinos (Aka hige san) deshi del Spain Hombu.

Gasshuku de Musô Jikiden Eishin ryû iaijutsu Komei Juku en Bartholomä (Alemania). Dirigido por el 21º Representante Sekiguchi Komei jukuchô y asistido por Nakano Sonoko sensei.
                       Artículo escrito por Enrique Valls Somolinos, deshi del Spain Hombu.

Día 0
Tras levantarme a las 4 de la madrugada para ir a facturar al aeropuerto, y pedirle al embalador que juntara la maleta con la bolsa del bokken para no tener que pagar exceso de equipaje, cogí el avión hacia Frankfurt en lo que sería la primera etapa del viaje, el vuelo salió puntual y aterricé sin ningún problema, pero dado que había huelga de trenes auguraba algún que otro problema para luego. Los hados se aliaron conmigo, porque debido a la huelga los trenes iban con retraso, pero si no hubiera sido por eso tendría que haberme quedado unas 2-3 horas a esperar al siguiente ICE para  poder ir a Stuttgart. 


En Stuttgart “aproveché” que debido a la huelga el tren regional hacia Böbingen an der Rems, desde donde me recogerían para ir a Bartholomä pasaba en vez de cada media hora cada 3 horas para dar un paseo y hacer un poco de turismo, lo malo de estos viajes es que no suele haber taquillas en las consignas donde quepa una bolsa de armas, seguro que alguno de los autóctonos estaría preguntándose qué pasaba con el tío raro que no paraba de dar vueltas por la Königstraße, el Schlossgarten y la Schlossplatz con un paquete tan largo (sobre todo la cajera del supermercado al que entré dos veces en media hora para comprar algún recuerdo)
De casualidad me topé con un festival de cine animado que se celebraba al aire libre en la Schlossplatz y vi un episodio de una nueva versión de Heidi producida en Alemania, no dejaba de ser una remasterización en 3D de la original, pero me hizo un poco de ilusión.
Tras pasar un calor infernal en el tren regional y casi quedarme frito, llegué a Böbingen donde me recogió la mujer de Rudi-sensei, y me llevó hasta el hotel. Una vez en la habitación me eché una señora siesta hasta que llegó Rudi-sensei, con Sekiguchi-sensei y Sonoko-sensei, y también Hakim-sensei, y nos fuimos todos a cenar juntos a un restaurante de Heubach, que antes era una fábrica tradicional de cerveza, la cual sigue en activo a pocos metros (nota mental: hablar con alguien de ahí antes de volver y enviarles el currículum)
De vuelta en el hotel vi los últimos minutos del Barça-Bayern (los únicos en los que pasó algo) y me fui a dormir.



Día 1
El keiko fue sólo por la tarde, como de preparación para lo que se nos viene mañana, durante las 4 horas (con un descansito a medias) practicamos la serie Bangai Gohon al completo, aunque Sekiguchi sensei insitió en el kata Takiguruma, proponiendo hasta 10 henka distintos. La serie Bangai Gohon o Tôryû Bangai es exclusiva de la línea Yamauchi Komei Juku, y supone una práctica de alto nivel en cuanto a variaciones de cortes y direcciones.
El resto de los días el keiko se distribuía de la siguiente forma:
6:00am – 8:00am. Keiko.
Desayuno.
10:00 – 13h. Keiko.
13h. Comida.
16:00-19h. - Keiko.




Día 2
El primer día completo del curso, se ha dedicado en su mayor parte al kumitachi, en concreto a la serie Tsume Iai no Kurai. En la madrugada practicamos los kata Hassô y Kobushidori, rotando cada cierto tiempo, como le gusta hacer a sensei. Y terminamos estas dos primeras horas con un poco de iaijutsu, haciendo toda la segunda serie: Tatehiza no Bu, poniendo especial hincapié en el kata Ukigumo.
Tras un buen desayuno, era el momento del keiko mañanero. Seguimos con Tsume Iai, practicando los kata Tsubame Gaeshi, Suigetsutô y Ganseki Otoshi, y al final de iaijutsu hicimos seguida la tercera serie Oku Iai Iwaza, con entrenamiento extra del kata Kasumi.
Durante el keiko de la tarde hicimos las versiones de chôtôjutsu de varios kata de la escuela, tanto individuales (por ejemplo Kasumi, Mae, Yae Gakki, Ukigumo y Oroshi) como en pareja (Suigetsutô). De iaijutstu, hicimos parte de la primera serie: Seiza no Bu (Mae, Yae Gakki, Ukenagashi, Tsukekomi y Tsukikage) y la serie completa Oku Iai Tachiwaza (insistiendo en el kata Kabezoe), finalizando con las series superiores Bangai Sanbon y Bangai Gohon.



Día 3
No me acostumbro a madrugar tanto, esta mañana hemos practicado las cuatro kata de Tôho Gohon pertenecientes a otras escuelas (Mugai ryû, Shintô Munen ryû, Sui Ô ryû y Hôki ryû). Sekiguchi sensei de vez en cuando enseñaba algunas variaciones o incluso kata totalmente distintas, pero lo que quería decirnos era que en una posible situación de conflicto, con tener un kata en la mente no nos vale, hay que tener cinco o seis preparadas. Seguidamente hicimos unas series de cortes pensados para shinzan-tameshigiri, enfatizando en intentar hacer cortes rápidos, y terminamos realizando un poco de kumitachi. Hicimos la serie Tavhi Uchi no Kurai Nanahon no Kata del tirón, y luego repetimos aquellos kata en los que sensei vio más fallos entre la gente.
Tras el desayuno tocó mucho más Nanahon no Kata, estuvimos las tres horas de keiko practicando las versiones kihon y también sensei nos animaba a probar varios henka que nos fue enseñando.
Parece que a sensei le gusta despertarnos de la siesta con chôtôjutsu, hemos vuelto a versionar distintos kata como Kesa Guruma o Shihô Giri, y también los cortes de tameshigiri de por la mañana. Al final practicamos por parejas la versión chôtô de Uroko Gata – Uroko Gaeshi e hicimos unos suburi especiales (kesagiri-kiriage-kesagiri) que a pesar de que casi todos aquejábamos de agotamiento, en el fondo encontraron refrescante.



Día 4
Oku Iai para desperezarnos, hemos hecho los tres primeros kata (Yukizure, Tsuredachi y Sô Makkuri) tanto kihon como henka, en el henka.
Tras el desayuno cambiamos Oku Iai por el kumitachi de Tsume Iai, aunque entre medias vimos el kata Kabezoe en sus distintas variantes, según en qué lado/s esté la pared.
El último keiko estaba reservado para los más valientes (o temerarios más bien) que aguantaron hasta el final del seminario. Comenzamos ligerito, practicando Bangai Sanbon, los tres kata seguidos en modo como dice sensei “non-stop”, después vimos un henka de Hayanami, hicimos Bangai Gohon “non-stop”, y después vino lo mejor: Chuuden (Tatehiza no Bu “non-stop”) y cuando pensaba que el brazo se me caía, Okuden (Oku Iai Iwaza “non-stop”), tras Okuden repasamos un poco más Kasumi de pie, Moniri y henka de Tatsu Guruma. Y para terminar hicimos Seiza no Bu y Tatehiza no Bu (esta vez con pausas entre kata) y a petición de uno de los alumnos henka de Yukichigai. Durante la entrega de diplomas, intenté poner en práctica lo poco que recuerdo de Ogasawara ryô reihô.



Dia 5 (Epílogo)
Los 4 que quedábamos en el hotel desayunamos con Sekiguchi sensei e intercambiamos opiniones de lo que había sido el seminario y luego nos despedimos. Recogí mi habitación y después Rudi-sensei me llevó a la estación de Böbingen para coger el tren de vuelta, como llegué tarde por 5 minutos, en lo que esperaba al siguiente me llevó a su casa y su mujer me acompañó a un supermercado cercano para comprar unos cuantos “recuerdos”. Tras una fugaz parada en Stuttgart para hacer unas pocas fotos estaba en el aeropuerto de Frankfurt. Cogí el vuelo sin problemas y, cuando puse el pie por primera vez de nuevo en España, me dieron ganas de volverme a ir del caloraco que hacía. Maldito aire africano.


En conclusión ha sido una grandísima experiencia, he conocido a muchísima gente nueva, todos muy cordiales. También he refrescado bastante mi iai y he aprendido cosas nuevas, que espero que no se me olviden. Sensei dijo que estaba contento por cómo me esforcé durante el seminario, espero que para la próxima vez que le vea mi tobillo esté al 100% recuperado para que pueda dar aún más de mí. Y también fue una buena oportunidad para ponerme a prueba hablando alemán, aunque habría necesitado más días para soltarme del todo.

Enrique Valls.
Deshi del Spain Hombu.