Musô Jikiden Eishin Ryû iaijutsu Komei Jyuku es un koryû (escuela antigua) fundada entre la Era Eiroku (1558-1570), la Era Genki (1570-1573) y la Era Tenshô (1573-1592) por Hayashizaki Jinsuke no Shigenobu. Según la mayoría de los especialistas y estudiosos de la historia japonesa, fue la primera escuela en especializarse en el arte del iaijutsu (arte del desenvaine del sable japonés) , articulándolo y ordenándolo. Musô Jikiden Eishin Ryû procede del feudo de Tosa, de la familia Yamauchi en la línea de Tôkyô y está reconocida por la Nihon Kobudô Kyôkai bajo el liderazgo del 21º sucesor legítimo de la escuela Sekiguchi Takaaki Komei sensei. Las clases en los dôjô están dirigidas por el representante para España de esta escuela, Sekiguchi Kenryû, quien ha sido autorizado a enseñar y transmitir estas enseñanzas samurai del feudo de Tosa.

Ryôen Ryû naginatajutsu está liderada por Shimizu Nobuko sensei. Centrándose en el manejo de la naginata (alabarda japonesa) y el tantô (puñal) de Jikishinkage Ryû bajo los conocimientos adquiridos de la 17º sôke Toya Akiko sensei, que le concedió 8º Dan Hanshi a Shimizu sensei. También se estudian formas de etiqueta y protocolo derivadas de Ogasawara Ryû reihô y transmitidas por el 32º sôke Ogasawara Tadamune sensei, que le concedió a Shimizu sensei el Menkyô Kaiden así como el nombre de Ryôen. Las clases en los dôjô están dirigidas por el representante para España de esta escuela, Ryôen Ryûko, quien ha sido autorizado a enseñar y transmitir estas enseñanzas.

miércoles, 17 de agosto de 2016

VI Gasshuku en España de Musô Jikiden Eishin ryû iaijutsu (Komei Jyûku) con su 21º representante Sekiguchi Komei sensei. IV Gasshuku en España de Ryôen ryû naginatajutsu con su líder Shimizu Nobuko sensei.

VI Gasshuku en España de Musô Jikiden Eishin ryû iaijutsu (Komei Jyûku) con su 21º representante Sekiguchi Komei sensei.

IV Gasshuku en España de Ryôen ryû naginatajutsu con su líder Shimizu Nobuko sensei.
Un año más, Sekiguchi Komei jyûkuchô nos ha honrado al desplazarse desde Japón a España para impartir un seminario de koryû iaijutsu. En el caso de Shimizu sensei y Ryôen ryû naginatajutsu, aquellos que no pudieron ir a entrenar a Japón, llevaban desde 2014 sin poder disfrutar de sus enseñanzas.

Este año, como en todo, la economía ponía en peligro la realización de este curso intensivo, por lo que desde la Asociación de iaijutsu-naginatajutsu pensamos en realizar un crowdfunding. Gracias a la respuesta positiva de muchas personas que vinieron al curso, y a la generosidad de aquellas personas que no pudieron asistir o que sólo pudieron ir unos pocos días, pero abonaron el curso completo, el Gasshuku de este año pudo realizarse satisfactoriamente. En este punto económico destaco especialmente los aportes altruistas del grupo de ZNKR de Galicia y de Scott, alumno de Komei Jyûku de Australia - Armidale, que gracias a su paso por Europa, pudo acercarse unos días a nuestro seminario.

Efectivamente, la parte económica es muy importante para poder llevar a cabo un seminario con unos gastos básicos muy altos. Sin embargo, no es menos importante la ayuda logística que hemos recibido de las instituciones como es el Excelentísimo Ayuntamiento de Benissa, la Concejalía de Deportes, la Concejalía de Juventud y Turismo, los operarios y dirección del Palau Sant Pere. Con la crisis todavía presente, se hace cada vez más raro que las instituciones públicas ayuden a disciplinas tan minoritarias como las nuestras, ni siquiera por parte de las federaciones nacionales o territoriales, por eso desde MJER iaijutsu y RER naginatajutsu queremos agradecer al pueblo de Benissa a sus gobernantes y trabajadores todo el apoyo prestado para este evento.



Otra ayuda inestimable e indispensable para el correcto desarrollo del curso fue el hecho de que los participantes ayudaran, con el tema del agua, a limpiar los sables, a sacar o recoger las armas o a poner o quitar aquellas cosas que colgábamos en el shômen. También  el hecho de que hayáis llevado en vuestros coches a compañeros/hermanos del ryûha, o que les hayáis llevado de vuelta a Madrid o acompañado al aeropuerto dice mucho de un verdadero deshi. Creo que todos habéis aprendido en este seminario lo que es estar en "my pace" (マイーペース) “ser muy tuyo - ir a tu bola” y creo que todos lo habéis aplicado bien, y lejos de "ir a vuestra bola" habéis pensado en el bienestar del grupo, que al fin y al cabo es el bienestar de los sensei, y eso dice mucho de vosotros, eso es entrenar budô. Acabar el keiko, pagar la cuota y olvidarse de todo y todos es deporte.

Sin embargo, la ayuda más importante para mi, y que repercute en toda la organización del seminario, se la debo a mis padres. Sin ellos, no sólo no habría llegado donde estoy, sino que además en el sentido práctico del seminario, no podría haberlo llevado a cabo sin su apoyo incondicional.
El seminario empezó, para mi, el día 3 de agosto, cuando fui a recoger a los sensei al aeropuerto, acompañado de mi esposa Aki, los llevamos al hotel donde harían noche en Madrid, para al día siguiente partir en tren. El día 4 de agosto el monjin Carlos Tabera y yo acompañamos a los sensei hasta la estación de Atocha, donde Carlos se despidió, y nosotros tres tomamos el AVE a Alicante. Los sensei estaban muy contentos pues a ambos les encantan los trenes, y esta era la primera vez que subían en un “shinkansen español”. En Alicante estaba mi padre esperándonos para llevarnos hasta Benissa, donde tras una pequeña pausa de descanso y acomodamiento en sus habitaciones, nos dirigimos a nuestra casita de campo para comer una exquisita paella hecha por el maestro paellero que es mi padre. A la comida se nos unió la shibuchô de Normandía, Minori sempai (Sekiguchi Seisui / Ryôen Rinka), pudimos charlar  e intercambiar anécdotas y “rematamos” el banquete con unos helados caseros de mi madre.

El día 5 de agosto a las 8am empezaba el seminario de Ryôen ryû naginatajutsu, dirigido por su líder, Shimizu Nobuko sensei, a este seminario, en mayor o menor cantidad de días asistieron los siguientes deshi: Ryôen Ryûko (shibuchô España), Ryôen Rinka (shibuchô Normandía), Aki, Nuria, Lurdes, Marta, Carmen, Jorge, Carlos, Bernard, Scott (Australia), David, Miguel Ángel, Adrián, Ricardo, Vicente, Enrique, Francisco y Edwin (shibuchô Chile). Los keiko de naginatajutsu duraron los 7 días del seminario, de 8am – 12:30pm con un descanso de 10 minutos, lo que hacían más de 4horas diarias de entreno.


El primer día del seminario de Ryôen ryû fue muy intenso. Primero, Shimizu sensei me pidió que mostrara como empezábamos las clases en el hombu dôjô de España, por lo que dirigí la primera parte del entrenamiento con estiramientos y suburis / kihon de takane (men, yokomen, kote, sune), tomoe (men-kaeshimen, yokomen, dô, sune), tsuki (massugu, hineri tsuki) e ishizuki (tsuki jôdan-chudan-gedan, harai). Al finalizar, Shimizu sensei nos corrigió algunos puntos, añadiendo algunos kihon y estiramientos, y demostrándonos/humillándonos al poder comprobar que una mujer de 74 años es más flexible que todos nosotros. Para poder llegar algún día a su nivel, y en sus palabras: “envejecer de manera sana sin dejar de practicar naginata”, sensei nos recomendó unos ejercicios para el día a día. Tras la primera pausa Shimizu sensei tomó el mando de la clase anunciándonos que este iba a ser un seminario muy intensivo, donde iba a enseñar muchas cosas, pero que lejos de intentar retener todos los movimientos, intentáramos retener las emociones y las correcciones de los puntos fundamentales del naginatajutsu. Y para no falta a su palabra, comenzamos con el estudio y práctica de las 5 primeras kata de la primera serie: Shôden no Bu: Minamo, Dô giri (sono ichi-ni), Shingetsu, Musô y Sempu.



Por la tarde daba inicio el keiko de Musô Jikiden Eishin ryû iaijutsu (Komei Jyûku). El entrenamiento estuvo dirigido los 7 días por su 21º representante del linaje, Sekiguchi Komei sensei, desde las 14:30 hasta las 19:30, con una pausa de 15 minutos, lo que suponían más de 4h y media de entreno al día. A este seminario asistieron, en mayor o menor cantidad de días: Sekiguchi Kenryû (shibuchô de España), Sekiguchi Seisui (shibuchô de Normandía), Sekiguchi Miyuki monjin (Francia), Eric monjin (Francia), Jorge monjin, Carlos monjin, Scott monjin (Australia – Armidale), Edwin (shibuchô Chile), Ricardo, Adrián, Bernard, Carmen, Pepe, Vicente, Francisco y Enrique.
Al igual que Shimizu sensei  en naginata, Sekiguchi sensei advirtió que su idea era soltar mucha información, para que después, en la tranquilidad del dôjô pudiéramos repasar, y que aquellos que no pudieran verle hasta el año siguiente, tuvieran material más que de sobra para trabajar. Tras decir esto, empezamos con el entrenamiento de los 5 primeros kata de la primera serie: Seiza no Bu: Mae, Migi, Hidari, Ushiro y Yae Gaki. Al finalizar la primera pausa, Sekiguchi sensei dio paso al kumitachi-kenjutsu de Eishin ryû con los kata Hassô y Yae Gaki de la serie Tsume Iai no Kurai.


El segundo keiko de naginatajutsu fue el “día de correr”, pues realizamos dos de los 4 kata que se realizan corriendo. El entrenamiento comenzó con el estudio del kata Shihô Giri – Shihô Barai, una forma especial de exorcismo que se trabaja en Ryôen ryû. El día anterior Shimizu sensei había pedido a todos los que no contaran con una saya para su naginata que confeccionaran una con cartones, ya que para el reihô del kata es imprescindible el uso de saya. Una vez todos estudiaron el kata, Shimizu sensei escogió a los sempai: Jorge, Aki y Ryôen Rinka para que cada uno enseñara el kata  a un grupo de deshi, y después cada grupo, con su sensei delante, realizó un embu que Shimizu sensei y yo supervisamos y corregimos. Tras la práctica “relajada” de esta forma, nos terminamos de despertar al ritmo de las carreras de Shingetsu sono ni, para continuar con el cuarto kata de la segunda serie: Ryû no bu: Ryûen. Tras la pausa, Shimizu sensei continuó el estudio de kata con Sempu sono ni y con el 10º y último kata de la primera serie: Fuji San. Shimizu sensei pidió disculpas por pasar a un kata tan difícil, pero nos pidió que diéramos lo máximo de nosotros para poder afrontar este desafío.

El segundo día de Musô Jikiden Eishin ryû estuvo dominado por el iaijutsu de la segunda serie Tate Hiza no Bu y sus 10 kata: Yokogumo, Tora no Issoku, Inazuma, Ukigumo, Oroshi, Iwanami, Urokogaeshi, Namigaeshi, Takiotoshi y makkô. Tras practicar cada una de ellas, Sekiguchi sensei nos enseñaba sus aplicaciones y diferentes variaciones o henka waza. Esto resultó un keiko muy duro e intenso que ocupó las primeras dos horas y media de práctica. Tras el descanso, volvimos sobre la segunda serie, aunque en este caso con el kata Hayanuki chûdan, que engloba todas las formas anteriores más ukenagashi, en una única forma de desenvaine rápido. Con las rodillas ya doloridas por 4 horas de trabajo de suelo continuado, finalizamos el keiko con los tres kata de la serie Bangai Sanbon: Hayanami, Raiden y Jinrai. Este día, después de la cena, bajamos todos a tomar un helado junto con los sensei, de manera que todos pudieran charlar con ellos en un ambiente distendido. De hecho, el ambiente empezó a relajarse tanto, que muchos de nosotros acabamos cantando… y sin beber ni nada, no se cómo, acabe cantando una zarzuela para horror de los presentes.

Llegó el tercer día de keiko de naginatajutsu y Shimizu sensei decidió profundizar en la segunda serie Ryû no bu para aquellos que iba a ser su último día, como un regalo de despedida. El keiko comenzó con Hatsunagi, donde fue necesaria una vez más la saya, para continuar con Yamato Emaki. La práctica de este kata nos llevó hasta el descanso, pues se trata de un trabajo largo y complejo, estructurado por la propia Shimizu sensei, donde combina tres artes de armas largas estudiadas por ella en el pasado: Naginata, yumi (arco) y yari (lanza). Tras la pausa seguimos con el último kata de esta serie: Kogarashi, que además de largo, es el primer kata de Ryôen ryû en el que se ve el trabajo de tantôjutsu. Para finalizar el entreno, Shimizu sensei volvió a animarnos a practicar Fuji San. Al acabar el keiko, los deshi  de Toda –ha Buko ryû naginata que participaron en el seminario, nos deleitaron con un pequeño embu de kihon básicos de la escuela, cortes y estocadas. Un trabajo muy interesante, y unos compañeros muy serios a los que seguiremos de cerca, pues se trata de un koryû sumamente interesante.

El tercer día de entreno de iaijutsu empezó con un duro entrenamiento de kihon suburi, cortando en diferentes direcciones según avanzamos y retrocedíamos todo lo largo del pabellón de deportes. Tras esto, Sekiguchi sensei volvió a la segunda serie para estudiar las aplicaciones prácticas de algunas técnicas. Tras esto, retomamos la práctica por parejas con los kata Hassô  y Yae Gaki de Tsume Iai no Kurai. Tras el descanso, seguimos con iaijutsu, en concreto con Bangai Sanbon y con Bangai Gohon: Mae, Aranami, Kesa Guruma, Taki Guruma y Tatsu Maki.



El cuarto día de naginata retomamos el único kata de la segunda serie que nos quedaba por ver: Namitsumi. También estudiamos uno de los kata más cortos, pero también complejos de la primera serie: Zashô. Una vez realizamos este kata, Shimizu sensei una vez más, nos pidió valor, especialmente a los principiantes, para realizar la primer forma de la tercera serie: Tora no Bu: Hi Omote. Primero, lo demostramos varias veces aquellos que ya lo habíamos entrenado, y después pasamos a practicarlo entre todos. Aquellos que ya lo conocíamos también pudimos realizar la versión en kumitachi. Tras la pausa, los  alumnos más antiguos tomamos el bokken para hacer de uchidachi a los principiantes en las 5 primeras kata de la primera serie.

La primera parte del cuarto keiko de MJER iaijutsu estuvo dominada por kihon suburi, seguidos de kata de la segunda serie, y finalmente la conjunción de todas ellas en la forma Hayanuki Chudan, tanto en morote como en katate. Para la segunda parte del entreno, Sekiguchi sensei nos demostró en solitario la serie de kumitachi Tachi Uchi no Kurai, pasando luego a realizar sus 7 kata por parejas: De Ai, Kobushidôri, Zetsumyôken, Dokumyôken, Tsuba Dôme, Ukenagashi y Mappô.

El quinto de entreno empezó fuerte en naginatajutsu con el cuarto kata de la tercera serie: Hishô. El motivo de realizar esta forma tan complicada condicionaría el resto del entreno de la mañana, ya que una vez todos supieron, más o menos, los pasos de los que constaba, ya podíamos realizar el kata: Naginata no mai, una suerte de “danza” donde se unen numerosos kata de la escuela en un ejercicio de memoria y resistencia física. De esta forma, acabamos el keiko con este kata compuesto a su vez de formas de la primera, segunda y tercera serie: Hishô, Namitsumi, Fuji San, Minamo, Musô, Sempu sono ni, Ryûen y Hi Omote. Este día también se formaron varios grupos, cada uno de ellos realizaba la parte de shidachi de los kata: Dô giri sono ichi, Musô y Musubi Kiri, con uno de los sempai en papel de uchidachi: Ryôen Rinka, Carlos y yo mismo.

El 5º día de iaijutsu empezó con la tercera serie de suelo: Oku Iai Iwaza: Kasumi, Sunegakoi, Tôzume, Tôwaki, Shihô Giri, Tanashita, Ryôzume y Tora Bashiri. Una vez las rodillas empezaban a molestar or tanto trabajo de tate-hiza, nos pusimos de pie para realizar Bangai Sanbon. Fue entonces cuando Sekiguchi sensei nos desveló la sorpresa del día, una aproximación al shinzan de Komei Jyûku, o práctica de corte. En este caso se trataba de shimbun shinzan o cortes sobre periódicos japoneses que sensei se había traído. Tras respasar unas nociones básicas nos instó a que cortáramos los periódicos, tanto con bokutô, como con iaitô como con shinken. Daba igual el tipo del arma, se pudo ver, que si el corte era correcto, el papel se cortaba, pero si el corte no era adecuado, se arrugaba o se rompía por la zona en que estaba sujeto. Tras la pausa, nos adentramos en el kumitachi de Tsume Iai no Kurai con los kata: Suigetsu Tô y Kasumiken. Hacia el final del keiko, tuvimos también la oportunidad de estudiar el kata Iwanami/Namigaeshi, el único de MJER, que, más allá de las aplicaciones y variaciones, cuenta con una parte de jujutsu intrínseca.  


El 6º día ya las piernas y los brazos empezaban a notarse cansados, especialmente para aquellos que hacíamos los os cursos, y juntábamos algo más de 9 horas de entreno al día. El entrenamiento de Ryôen ryû naginatajutsu lo empezamos practicando el último kata que nos quedaba por ver de la primera serie: Naginata Zôri. Este día también estudiamos el canto del poema Rôei del kata Shihô Giri – Shihô Barai. Para finalizar hicimos el kata de los cuatro cortes, seguido de Nagina no Mai.

En este penúltimo día de iaijutsu el keiko empezó con la práctica del kata kumitachi Uroko gata / Uroko Gaeshi de la serie Tsume Iai no Kurai. Todos hicieron un gran esfuerzo por aprenderlo, pero quizás debido a la extrema dificultad del mismo, unos 30 minutos más tarde, Sekiguchi sensei decidió pasar al entrenamiento de las 7 formas de la serie de kumitachi  Tachi Uchi no Kurai. Este día, mis padres vinieron a verme al pabellón, motivo que aprovechó Sekiguchi sensei para ofrecer un embu muy especial a la par que extenuante. Realizamos las tres series de iaijutsu del koryû, más las dos series de Bangai, más Hayanuki Chudan morote / katate, para luego salir por parejas algunos de nosotros y realizar los 7 kata de kenjutsu que habíamos estado practicando antes. En total, unas 59 kata seguidas (teniendo en cuenta que cada versión de Hayanuki lleva dentro de sí 11 kata). Sin apenas descansar, Sekiguchi sensei  no quería que mis padres se perdieran la naginata, por lo que mandó a Shimizu sensei organizar un embu, donde realizamos todos juntos el kata Shihô Giri Shihô Barai (cantando yo el Rôei) para seguir con Nagina no Mai. Finalmente, algunos deshi de naginata salimos en parejas a realizar 3 kata kumitachi cada uno. En total, cerca de 13 kata más. El embu duró en total cerca de 1hora y media, con lo que llegamos al final del keiko del día.

El último día del curso, en Ryôen ryû lo dedicamos casi exclusivamente al reihô. El estudio de la etiqueta japonesa según el koryû Ogasawara ryû (del que Shimizu sensei es menkyô kaiden shihan), es una parte fundamental de nuestra escuela. Durante más de dos horas aguantamos en posiciones sentadas y de seiza mientras Shimizu sensei no iba enseñando las diferentes normas de protocolo para sentarse, saludar y recoger los diplomas, con y sin ayudante. Tras la pausa, pusimos en práctica todo lo aprendido durante la entrega de diplomas del curso de naginata. Tras esto, nos armamos de valor y realizamos las 10 kata  de la primera serie, finalizando con Naginata no Mai.

El último keiko de iaijutsu comenzó con la práctica de la serie Bangai Sanbon, primero en estilo chôtôjutsu y después con katana. Tras esto, seguimos con la práctica de kenjutsu/kumitachi de la serie Tachi Uchi no Kurai Nanahon no kata, cambiando varias veces de compañero hasta que todos practicáramos con todos. Con ello, llegábamos al final del día, haciendo Sekiguchi sensei la entrega de los diplomas a los asistentes al gasshuku.

Al día siguiente, mi padre nos llevó a los sensei y a mi a Alicante, para tomar el AVE a Madrid. Destacar el buen reihô de Carlos, Miyuki y Pepe, que salieron a despedirlos. A las 12:30 llegábamos a Madrid, y a las 13:30 al aeropuerto de Barajas, donde comimos y facturamos el equipaje hasta las 16h cuando embarcaron los sensei camino de Japón.

Una vez más os quiero dar las gracias a todos los que habéis estado y los que no habéis estado pero habéis contribuido para que el seminario fuera posible. Los sensei se han ido muy contentos, pensando ya en el seminario del año que viene, y yo también estoy muy contento de contar con unos deshi y compañeros como vosotros.   

1 comentario:

Anónimo dijo...

roy@mail.postmanllc.net

Publicar un comentario